Películas del Bosque de los Suicidios

El cine también se ha hecho eco del Bosque de los Suicidios.

La aparición de películas como The Sea of Trees o The Forest ha impulsado la curiosidad sobre Aokigahara.

Sabemos que la industria del cine de Hollywood acostumbra, también, a hacer remakes de películas o de temas que han tenido un especial “tirón” en otros países. Algo de esto ha ocurrido con la película Aokigahara.

Empecemos por la más comercial de las películas.

The Forest (El Bosque de los Suicidios) (2016)

Esta película ha sido la última y la más exitosa. En ella se combinan el terror, el misterio y el suspense.

Dirigida por Jason Zada y protagonizada por Natalie Dormer, Taylor Kinney, Eoin Macken y Stephanie Vogt. Duración: 93 minutos.

La trama, en síntesis, es: Una mujer, Sara, de nacionalidad americana recibe el aviso del posible suicidio de su hermana gemela en el Bosque de los Suicidios. Sara se dirige a Japón donde se aloja en el mismo hotel que su hermana. Con la ayuda de un periodista, Aiden, y de Michi, guía del parque, se adentra en Aokigahara, para buscar a su hermana. Acampan en el interior del bosque y…

Las escenas del bosque se rodaron en el Bosque Nacional de Tara, en Serbia; las escenas de interior, en Belgrado. En Japón sólo se rodaron tres escenas.

Las críticas que recibió la película fueron más bien pobres. Estas críticas no han sido correspondidas por la audiencia ya que la recaudación en salas de cine ha sido de cerca de 38 millones de USD, frente a un presupuesto de 10 millones de USD.

The Sea of Trees (El mar de árboles) (2015)

El estilo cinematográfico de esta cinta se desarrolla en el drama.

Dirigida por Gus Van Sant y protagonizada por: Matthew McConaughey, Naomi Watts y Ken Watanabe. Duración: 110 minutos.

Trama: Arthur, americano, se interna en Aokigahara con intención de poner fin a su vida. En el bosque se encuentra con Takumi Nakamura que está perdido en el bosque tras un intento de quitarse la vida. Ambos inician un camino de reflexión y supervivencia a través del Bosque de los Suicidios, donde…

La película fue rodada casi en su totalidad en Massachusetts. Las escenas de bosque se rodaron en Northbridge. Sólo se rodó en Japón la escena del monte Fuji, en Shizuoka.

Se estrenó en el Festival de Cannes y las críticas no fueron demasiado generosas. A esto hay que añadir que ha resultado un fracaso económico; con un presupuesto de 25 millones de USD, en el primer año obtuvo una recaudación de algo más de 800 mil USD.

Aokigahara (2012)

Es una película japonesa que no ha tenido distribución fuera de su país. La película resulta ser una mezcla de drama romántico, misterio y fantasía.

Dirigida por Taku Shinjo y protagonizada por: Aki Maeda, Toshihiro Yashiba y Hiroshi Katsuno.. Duración: 108 minutos.

Trama: Mientras camina por el Bosque de los Suicidios, Matsu se encuentra con un espíritu que le conduce hasta su cuerpo sin vida. Las apariciones resultan ser frecuentes y Matsu investiga el pasado del espíritu y descubre que… Se estrenó en el Skip City International D-Cinema Festival de Saitama (Japón) el 14 de julio de 2012.

Otras películas relacionadas con el Bosque de los Suicidios

Las películas arriba mencionadas se desarrollan principalmente en Aokigahara.

Otras películas en las que nuestro bosque forma parte de la trama son, por ejemplo: 47 Ronin (2013), Grave Halloween (2013), Forest of the Living Dead (2010). La mayoría de estas películas han sido criticadas por explotar el tema del suicidio con poca sensibilidad.

Documental sobre el Bosque de los Suicidios

Aokigahara es un lugar que viene despertando una gran atención en relación con la elevada frecuencia de suicidios que se llevan a cabo en su interior.

Esta gran atención se ha manifestado en la gran cantidad de vídeos subidos a Internet. Especialmente llamó la atención la desafortunada publicación de un vídeo subido por el vloger Logan Paul, que tuvo que retirarlo dada la cantidad de protestas que generó.

Dentro de la gran cantidad de vídeos, destacamos dos documentales que se aproximan a la realidad del Bosque de los Suicidios con seriedad y desde dos puntos de vista diferentes.

“Aokigahara Suicide Forest” (2009)

Este documental fue producido por VBS TV (propiedad de VICE) en 2009. Es un documental periodístico en vivo de 21 minutos de duración. Audio original: japonés. VOS: español.

El punto de vista ofrecido es el de un guarda del bosque. El Sr. Azusa Hayano, geólogo y guarda del lugar. Él nos lleva en su coche hasta el Bosque de los Suicidios y, por el camino, nos comenta aspectos personales de su relación con el entorno y la misión que tiene encomendada.

Una vez llegados al lugar, nos sitúa en el contexto de Aokigahara, dándonos razón de la formación del bosque y de los nombres que ha recibido y su significado.

Cuando se inicia el paseo por el bosque, nos va narrando diferentes situaciones que, por respeto al documental, no voy a desvelar para evitar hacer un “spoiler”.

Llama la atención la actitud de respeto y sensibilidad del Sr. Azusa Hayano a lo largo de los diferentes momentos.

Recomendamos su visionado.

“El Bosque de los Suicidios” (2016)

Este docureportaje forma parte del programa Cuarto Milenio de la cadena española de televisión Cuatro, dirigido por Iker Jiménez. La duración es de 33 minutos. Idioma: español. Fecha de emisión: 28 de febrero de 2016.

Este reportaje está realizado teniendo en cuenta el punto de vista paranormal. En él se recogen situaciones y sus correspondientes intentos de dar una visión un paso más allá de la realidad, enfocándose un poco más en el aspecto misterioso del lugar.

Este documental sobre Aokigahara está más dramatizado e intercala imágenes tomadas en el lugar con comentarios de los realizadores en el plató de televisión.

Otros documentales sobre Aokigahara

La aparición en las salas de cine de una película sobre el lugar, ha despertado un gran interés por el Bosque de los Suicidios. La profusión de vídeos sobre el asunto ha sido descomunal.

Se han producido vídeos de todo tipo, desde contenido turístico hasta contenido paranormal, incluso pasando por el morbo. La gran mayoría de ellos resultan de discutible calidad.

Al realizar la búsqueda en Internet, llama la atención que si realizamos la búsqueda de “documental Aokigahara”, en el apartado de vídeos, aparecen 2.400 resultados; mientras que si buscamos “documental Bosque de los Suicidios” obtenemos 50.700 resultados. Tal vez, una semántica más explícitamente morbosa resulte más llamativa.

De todos estos resultados, la gran mayoría son fragmentos más o menos largos del documental de Vice (2009), “Aokigahara Suicide Forest”.

Tour en el Bosque de los Suicidios

Hacer una excursión por el bosque de Aokigahara puede resultar una experiencia fascinante. Podemos: disfrutar de un paraje natural bien conservado, imaginar las vivencias de los que se introducen en el bosque para abandonar sus vidas,…

Cómo llegamos a Aokigahara

El bosque de Aokigahara forma parte del Parque Nacional Fuji-Hakone-Izu. Este parque es uno de los más visitados de Japón.

Estamos en Tokio, nos dirigimos a la terminal de autobuses de Shinjuku, donde tomamos el autobús que nos llevará a la estación de Kawaguchiko, tras unas 2 horas de viaje.

Saliendo de la estación de Kawaguchiko, nos dirigimos a la parada del autobús, parada número 1. Tomamos el autobús que hace la ruta circular “Lago Saiko y Aokigahara Shuyu”.

Tras un recorrido de unos 35 minutos llegamos a la Cueva de los Murciélagos. Este es el punto de partida para visitar el Bosque de los Suicidios.

Excursión por Aokigahara

En el Centro de Información de la Cueva de los Murciélagos, si queremos, podemos contratar una excursión guiada. Las sendas para la excursión tienen una duración de 90 minutos.

Salimos del aparcamiento de la Cueva de los Murciélagos, donde encontramos un mapa de situación.

Justo al comienzo, en el primer cruce, nos dirigimos al Parque Yachonomori (Parque de Aves Silvestres) por el camino de la izquierda.

Atención: Bajo ningún concepto abandonamos el camino marcado para adentrarnos en el bosque.

En este tramo del paseo disfrutaremos de plantas de todo tipo, especialmente del monotropastrum humile, planta saprófita de color blanco que se muestra desde finales de mayo hasta comienzos de julio.

Recomendación: Para una buena conservación del bosque, se deben respetar las plantas y árboles, incluyendo las raíces que atraviesan las sendas marcadas. Teniendo en cuenta que las raíces no pueden penetrar en la el suelo de lava, el equilibrio del bosque es muy inestable a cualquier cambio.

A lo largo del recorrido podremos disfrutar de especies vegetales exóticas. Al mismo tiempo nos encontraremos con alguna gruta. Las formas adquiridas por los árboles pueden resultar caprichosas, como la del ciprés del Japón con forma de serpiente de ocho colas (animal mitológico)

A unos 900 metros del inicio llegamos a una encrucijada en la que podemos tomar el camino hacia: o el lago Saiko, o el Parque de Aves Silvestres, o la Cueva del Viento, o la Cueva de Ryugu.

Si tomamos el camino hacia el lago Saiko, podremos disfrutar de árboles con formas curiosas que junto con las formas adquiridas por la lava, nos pueden recordar escenas de películas animadas de fantasía. Esta es una de las atracciones de Aokigahara.

Siguiendo el camino, llegaremos a la entrada de Nenbahama junto a la carretera. Cruzando la carretera llegaremos al mural con el mapa de situación del bosque, desde allí podremos dirigirnos al lago Saiko desde donde podremos contemplar la vista del monte Fuji.

Desde el lago Saiko nos dirigimos al área de aparcamiento de Nenbahama, donde encontraremos un área de descanso y la parada del autobús de regreso a la estación de Kawaguchiko que, en 25 minutos, nos permitirá tomar el autobús de regreso.

En cualquier caso, si no nos sentimos seguros para viajar por nuestra cuenta en Japón, podemos reservar aquí un tour guiado por Aokigahara y alrededores del monte Fuji o, consultar en el centro de información de la estación de Kawaguchiko.

Cuerpos en el Bosque de los Suicidios

En 2010, hubo 247 intentos de suicidio en Aokigahara, de los que se encontraron 54 con resultado fatal.

En los senderos abiertos de este bosque te encuentras con carteles en los que se invita, mediante frases inspiradoras, a los potenciales suicidas, a reconsiderar su intención de quitarse la vida.

Están escritos en japonés, con signos blancos sobre fondo marrón y pueden contener mensajes como: “Tu vida es un valioso regalo de tus padres. … No te lo guardes. Comparte tus problemas. Por favor, busca ayuda y no atravieses este lugar solo” y en el cartel se indica el teléfono de la Asociación de Prevención del Suicidio.

Aun así, hay personas a las que estos mensajes no les son suficientes para reconsiderar su decisión.

Aokigahara último destino

Quienes visitan el lugar con la intención de quitarse la vida, se adentran en el bosque, por sendas no marcadas, para abandonarse y perderse a sí mismos.

En algún recóndito lugar del Bosque de los Suicidios, renuncian a su vida y, o bien mediante la ingestión de fármacos o tóxicos, o bien mediante el ahorcamiento, vacían sus vidas.

Las razones que les inducen a terminar con su propia vida, parecen no tener relación con la práctica del seppuku o hara-kiri o suicidio por honor sino que, estarían referidas a desamores, fracasos financieros, soledad, …

Según la mitología japonesa, quienes se quitan la vida y no reciben una ceremonia funeraria adecuada, se transforman en yūrei (幽霊), lo que se podría traducir como “almas en pena”.

Bosque de los Suicidios, recuperación de cadáveres

Cada cierto tiempo, la policía, acompañada de voluntarios de la zona, organiza batidas de búsqueda de restos humanos. El grado de descomposición de los cadáveres que suelen encontrarse es diverso, dependiendo del tiempo transcurrido desde la comisión del suicidio.

Las partidas de rescatadores se adentran en el bosque y, si encuentran algún cadáver, lo extraen del bosque y lo trasladan a la estación de policía.

En la estación local de la policía hay una habitación, con dos camas. En ella depositan el cuerpo, sin vida, rescatado de Aokigahara en uno de los camastros.

Los integrantes de la partida de búsqueda, juegan jan-ken-po (じゃんけん), es decir, “piedra, papel o tijera” para sortearse una última tarea. Quienes pierden la partida, deberán acompañar al cadáver durante la noche.

La razón de esta última misión es la de evitar que el cadáver permanezca a solas, que el yūrei comience a gritar y el cadáver regrese a su última morada original en el Bosque de los Suicidios.

Cadáveres de Aokigahara y el manga

En la cultura popular japonesa, más concretamente en el manga, hay narraciones de historias relacionadas con los cadáveres del Bosque de los Suicidios. Por ejemplo, en:

  • Los Kurosagi entrega de cadáveres, donde cinco jóvenes que forman el grupo de los Kurosagi, ponen sus habilidades especiales al servicio de los cadáveres para que se cumplan sus últimos deseos. En el capítulo 1, encuentran un cadáver reciente en Aokigahara que quiere reunirse con su novia.
  • Tokio Ghoul, (en referencia a los “gules”, que se alimentan de cadáveres) donde en el Café Anteiku se usan cadáveres, procedentes de Aokigahara, para alimentar a los gules y así evitar que estos maten a los humanos.

En la cinematografía también hay ejemplos más explícitos sobre este aspecto del Bosque de los Suicidios, pero esto lo veremos más adelante.

Historias de fantasmas en el Bosque de los Suicidios

Hay lugares en los que por diversas circunstancias coinciden narraciones de apariciones fantasmales, presencias extraordinarias, encuentros, sucesos,… y que son percibidos por personas con sensibilidades especiales.

En Aokigahara, las caprichosas formas de los árboles, la característica iluminación, los efectos del viento sobre las copas de los árboles,… junto con las tradiciones religiosas, determinadas prácticas sociales y las leyendas populares son fuente de narraciones de fenómenos paranormales, despertando el lado oscuro de la imaginación.

El Bosque de los Suicidios escenario para lo paranormal

Si abandonáramos las veredas marcadas y nos adentráramos en el bosque, cosa poco recomendable, nos encontraríamos con un bosque en estado natural en el que todas las direcciones nos resultarían iguales, por lo que sería fácil perdernos.

El sustrato volcánico sobre el que se desarrolla el bosque es duro y, sobre él, los árboles crecen con raíces superficiales que se extienden de forma caótica. Estas raíces junto con los troncos pueden producir formas caprichosas, como, por ejemplo: una serpiente de ocho colas, un ciervo,…

En Aokigahara, podemos encontrar: una iluminación pobre y fría, grutas oscuras, plantas que no contienen clorofila y son totalmente blancas y que parecen las hadas del bosque,…

La vida silvestre es escasa y esto hace que el bosque sea un lugar muy silencioso y extrañamente tranquilo, donde cualquier ruido es audible con facilidad. Estas características hacen que Aokigahara sea el prototipo de escenario para una película de misterio o de fantasía o, incluso, de terror. Buena prueba de ello se puede apreciar en la colección de fotos realizadas, en el interior del bosque, por Tomasz Lazar.

Los yūrei, fantasmas tradicionales

En la tradición japonesa hay una importante colección de espíritus que penan entre el mundo de los vivos y el de los muertos. El manga y el anime se han inspirado en estos espíritus para desarrollar sus historias.

Los yūrei son los fantasmas japoneses. Son espectros en pena por: algo que les ocurrió en vida, o por ausencia de funeral, o por el suicidio. La forma de su muerte o el motivo que les empuja a volver a la tierra, determina el tipo de yūrei en el que se manifiesta.

Los yūrei son figuras femeninas, pálidas y translúcidas que actúan en la noche y se dedican a asustar a quienes les hicieron daño. Carecen de pies y se desplazan levitando.

Están íntimamente ligados al lugar donde les sobrevino la muerte y sólo lo pueden abandonar una vez reparada la cuenta pendiente.

El bosque de Aokigahara es, según la tradición, uno de los lugares frecuentados por estos fantasmas.

Recapitulemos: Tenemos tradiciones seculares que nos cuentan la “ultravida” de espíritus en pena y que están arraigadas en la cultura popular. Además contamos, como ya comentamos en un post anterior, con una posible localización del inframundo; con un lugar donde se practicó el ubasute y que, en la actualidad, es (tristemente) famoso por los suicidios que se producen en él. Por último, el escenario cuenta con unas características ambientales que despiertan el lado oscuro de la imaginación. Así pues, no es de extrañar que en este caldo de cultivo germinen experiencias, como las apariciones de fantasmas, en personas dotadas de especial sensibilidad que visiten el Bosque de los Suicidios.